sábado, 5 de noviembre de 2011

Abuso Sexual


Tema 2: Abusos Sexuales


Abuso sexual: no bajar la guardia es clave

¿Sabía que la mayoría de los abusos sexuales se produce entre los 5 y los 19 años, y que de cada diez casos, siete son llevados a cabo por conocidos, y sólo tres por extraños?
Fuente: Padres OK
¿Sabía que la mayoría de los abusos sexuales se produce entre los 5 y los 19 años, y que de cada diez casos, siete son llevados a cabo por conocidos, y sólo tres por extraños?
Estar alerta, entonces, es fundamental, ya que un niño sometido a amenazas difícilmente revelará esta situación a sus padres, especialmente si se trata de familiares o conocidos. Esto porque cuando el abusador es cercano al pequeño, lo seduce y manipula para que no cuente lo que está pasando.
A juicio de la psicóloga experta en abuso infantil Josefina Martínez, “no podemos confiarnos en que los niños tomen resguardos o sean capaces de discriminar situaciones de peligro, sino que como padres tenemos que estar siempre atentos a lo que les ocurre”.


Definición
El abuso sexual contra los niños puede ser definido como todo contacto sexual, de orden físico o psicológico, entre un adulto y un niño (o entre un niño y otro niño/adolescente) que se encuentre bajo su custodia y cuyo propósito sea satisfacer las necesidades sexuales del que abusa.

  • Abusos físicos: caricias, violaciones, tentativas de violaciones y/o utilización de un niño con fines  pornográficos.
  • Abusos psicológicos: palabras con carácter sexual destinadas a chocar al niño, permiso para mirar/escuchar actos sexuales y/o material pornográfico. (www.kristihouse.org -en inglés)

Hechos
• 1 niña sobre 4 y 1 niño sobre 9 padecerán abusos sexuales antes de la edad de 18 años.
• Más de un tercio de todos los abusos contra los niños son cometidos por una persona menor de18 años. (Stop it now!)
• La mayoría de las agresiones tiene lugar en el hogar del niño o del agresor. Las niñas son particularmente vulnerables. (Unicef)



Cómo prevenir el abuso
La mejor estrategia de prevención es, entonces, mantener una relación cercana con los hijos, para que distingamos si les pasa algo y ellos confíen en nosotros para hablar de eso. También es importante supervisar a nuestros hijos, no dejarlos solos y conocer a las familias de sus amigos o compañeros. Además es conveniente enseñar a nuestros hijos a autoprotegerse a medida que van creciendo, para que así ellos sean capaces de evitar ser victimizados si un adulto trata de involucrarlos en conductas sexuales. Y la edad preescolar es un buen punto de partida.

  • Pertenencia del cuerpo: Desde los 3 años en adelante es perfectamente posible enseñar todo lo relativo al propio cuerpo, a conocerlo y valorarlo. Es importante ayudarlo a conocer las partes del cuerpo, aprovechando instancias como el baño o jugar a bañar una muñeca, mirarse al espejo, etc. Así como el niño aprende que tiene una cabeza, brazos, piernas, también aprende que tiene pene o vagina. No es necesario centrar demasiado la conversación en los genitales, sino que esto debe enmarcarse en el conocimiento global del cuerpo.
  • Zonas privadas: A medida que el niño va creciendo y va tomando conciencia de las normas sociales que prohiben el exhibirnos desnudos, podemos enseñar que esas partes no las mostramos porque son especiales e íntimas. Si bien es importante transmitir la naturalidad, también tenemos que enseñarles lo que es el pudor.
  • Cariños buenos y malos: El concepto de contactos físicos adecuados e inadecuados, es muy complejo y difícil de entender en los preescolares. Se puede explicar que nadie puede tocar sus partes privadas, aunque sea un tío, primo o hermano, pero es mejor ayudarlos a entender que ninguna persona mayor puede obligarlos a guardar un secreto y que siempre es importante que recurran a sus papás cuando les pase algo.

A partir de la edad escolar se pueden enseñar conductas más específicas, tales como:

  • Decir “NO”: Implica negarse a las insinuaciones o aproximaciones sexuales de un adulto. No obstante, como papás debemos considerar que esto es difícil para el niño por la diferencia de tamaño, fuerza, edad y experiencia que existe con el abusador. De este modo, es algo que no podemos exigir porque si no lo logra, el niño se va a sentir culpable.
  • Revelar el abuso: Contarle a alguien lo que está ocurriendo.



Nuestros Niños tienen derecho a vivir libres de violencia, de Abuso Físico, Verbal ó Sexual, por lo que ningún adulto, así sean sus propios padres, pueden abusar de ellos ni física, ni psicológica ni sexualmente bajo ninguna circunstancia ni so pretexto de corrección.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada