sábado, 5 de noviembre de 2011

Acoso



Tema 3: Intimidación y acoso
Definición
La intimidación y el acoso pueden ser definidos como un comportamiento hostil repetido de uno o varios niños con el fin de hacerle daño a otro. Se puede tratar de violencia física. Más frecuentemente, las intimidaciones implican burlas, amenazas, etc. (www.bullying.org y www.kidshealth.org - en inglés)




El acoso escolar se divide en dos categorías:
  1. Acoso directo: es la forma más común entre los niños. Peleas y agresiones físicas.
  2. Acoso indirecto: suele ser más común entre las niñas y en general a partir de la preadolescencia. Se caracteriza por pretender el aislamiento social del individuo. Este aislamiento se consigue mediante técnicas variadas que incluyen: difundir rumores, rechazar el contacto social con la víctima, amenazar a los amigos, hacer criticas de la persona aludiendo a sus rasgos físicos, grupo social, forma de vestir, religión, raza, discapacidad, etcétera.
Por ello, el maltrato entre compañeros puede aparecer de formas muy diversas. Las más comunes son:
  • Verbales tales como insultos, motes, hablar mal de alguien, rumores,...
  • Psicológicas amenazas para lograr algo de la víctima, para ejercer poder sobre ella.
  • Agresiones físicas peleas, palizas, pequeñas acciones insignificantes pero que ejercen presión sobre el individuo al hacerse de forma reiterada, pequeños hurtos,...
  • Aislamiento social, marginando, ignorando su presencia y no contando con él/ella en las actividades normales entre amigos o compañeros de clase.

Hechos
• Los acosos resultan de un comportamiento adquirido, que no es definitivo. Según varios estudios, la mitad de los niños son acosados en algún momento de su escolaridad. Al menos 10% de entre ellos lo son regularmente. (www.k12academics.com/sherryl_kraizer.htm - en inglés)
• La tecnología ofrece nuevas posibilidades de acoso por medio de Internet y los teléfonos móviles. Los niños que acosan utilizan cada vez más estos medios tales como los SMS e Internet. Nuevos términos han aparecido como “ciber-acoso”. (Informe mundial sobre la violencia contra los niños y niñas)

Acoso EscolarCibernético o Cyberbullying

El acoso escolar cibernético consiste en usar la tecnología para acosar, amenazar, intimidar o perseguir a otra persona. Por definición, se produce entre los jóvenes. Si la víctima es un adulto, se hablaría de ciberacoso o ciberacecho, un delito que puede tener consecuencias legales e implicar una condena en prisión.

A veces el ciberacoso puede ser directo. Por ejemplo, enviando mensajes claramente crueles por el móvil o escribiendo comentarios malignos en ciertas páginas webs. Otros actos son menos obvios, como suplantar a alguien a través de Internet o colgar información o vídeos que puedan hacer daño a avergonzar a otro niño.


En Estados Unidos, una encuesta realizada en el año 2006 por la organización Fight Crime: Invest in Kids (Lucha contra el crimen: invierta en los niños) reveló que 1 de cada 3 adolescentes y 1 de cada 6 preadolescentes había sido víctima del ciberacoso. A medida que más y más niños tengan acceso a los ordenadores y los teléfonos móviles, es probable que la incidencia del ciberacoso aumente.

El ciberacoso extremo puede poner a las víctimas en grave riesgo de sufrir ansiedad, depresión u otros trastornos relacionados con el estrés. En casos muy poco frecuentes, algunos niños han recurrido al suicidio.


Muchos niños y adolescentes que son víctimas de ciberacoso se resisten a decírselo a un profesor o a sus padres, con frecuencia porque se sienten avergonzados del estigma social o porque temen que ya no les dejen usar más el ordenador en casa.
Los signos de que un niño puede estar siendo acosado varían, pero hay algunas cosas en las que pueden llamar la atención:

  • signos de angustia emocional mientras el niño usa Internet o después de usarlo
  • se mantiene apartado de amigos y de actividades
  • evita la escuela o los encuentros de grupo
  • saca peores notas y muestra ira en casa
  • presenta cambios de humor, comportamiento, sueño o apetito

Cómo pueden ayudar los padres
Si descubre que están acosando a su hijo, hable con él para que exprese cómo se siente. Tranquilícelo asegurándole que no es culpa suya. Hablar con los profesores o con lo directores de la escuela también puede ayudar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada